Saltar al contenido
Blog de una Pareja Liberal

Los 5 Mitos del Ambiente Swinger

Prostitutas, parejas sórdidas, viejos, abusos y sólo sexo: 5 mitos del ambiente swinger ¡Cazadores de mitos (Swingers)!

Los mitos del ambiente swinger

Somos humanos, y como todo el mundo al entrar al ambiente swinger, pensamos que nos encontraríamos una cosa al ponernos la máscara… y nos acabamos encontrando otra. O no. O mitad y mitad. O todo lo contrario. Por eso, hoy queremos desmitificar y confirmar algunos mitos que nos horrorizaban antes de dar el salto. ¿Solo cinco? ¡Para nada! Nos reservamos otros mitos a desmitificar en nuestro Cazadores de Mitos Swingers particular en las próximas semanas. ¡Comenzamos con los primeros!

Me atrevería a decir que la primera duda que nos abordó al cruzar el umbral de la puerta del local que serviría para dar rienda suelta a nuestra primera experiencia swinger fue “¿qué clase de locos se atreverían a tener relaciones con parejas que, unas horas atrás, eran perfectos desconocidos?”. Puede que fuesen muchas cosas en realidad… una mezcla de ética, costumbres y una sociedad que sí supiese nuestro pequeño secreto podría no entender qué nos llevó a dar el paso, pero nos resultaba inevitable pensar que lo que íbamos a hacer estaba muy mal y que la gente que íbamos a encontrar allí era sórdida y oscura. ¿Es lo que hemos encontrado? Para nada.

El mundo swinger es oscuro
El ambiente swinger es oscuro

Lo que hemos encontrado son parejas que, como nosotros, tienen sus fantasías y las mismas ganas que nosotros de hacerlas realidad. ¿Parejas disfuncionales? Tampoco: me atrevería a decir que son, de hecho, parejas más unidas en las que la confianza mutua llega a un grado en el que los sentimientos y el sexo no chocan. No queremos que suene altivo, ¿pero sabéis cuál es la única diferencia entre una pareja “normal” y una pareja swinger? Que ambas han pensado y fantaseado con lo mismo, pero solo los segundos se han atrevido a hacerlo realidad. Pienso que tenemos mucha suerte.

Uno se hace swinger solo para follar

No conocéis a los Sospechositos, pero nos consideramos unos auténticos animales sociales. Por ello, nos encanta socializar y conocer nuevos amigos. Siendo sinceros, pensábamos que dicha circunstancia no era compatible con el mundo Swinger. En nuestra cabeza teníamos la clara convicción que aquí venía al lío y nada más. Algo así como “polvete y si te he visto no me acuerdo”, ¿verdad? Bueno, pues para nada. La mayoría de parejas que hemos conocido son gente que tras tener un lazo ya entran en tu círculo, con los que poder hablar no sólo del ambiente y futuras citas; prácticamente hablamos de cualquier cosa con nuestros amigos horizontales.

¿Solo se folla en el ambiente swinger?

La cara agria de la moneda es que, como decíamos, no siempre hemos tenido esa suerte. Nos ha pasado ya alguna vez que parejas con las que hemos estado y hemos disfrutado en lo vertical y en lo horizontal, de golpe, desaparecen para siempre de nuestras vidas. ¿A cuento de qué? No tenemos ni idea, pero es una sensación desagradable porque nunca sabes qué ha propiciado la drástica desconexión, máxime cuando a priori todo parecía que había funcionado a las mil maravillas. ¿Les habrá entrado el vértigo? ¿Pasó algo que no supimos detectar? ¿Han tenido problemas después de su primera experiencia? ¿O es que sencillamente nos han utilizado? En fin, sea lo que sea, sed sinceros siempre y todos ahorramos en disgustos.

Una vez en la cama todo vale

Sabíamos que era un pensamiento ridículo e infantil, pero pensábamos en el mundo Swinger como en El Club de la Lucha. Pensábamos que, además de que nadie habla del Club de la Lucha, todo valía una vez entrabas en la cama. “¿Y si nos metemos en la cama con alguien ya estamos obligados a hacer lo que le plazca a la otra pareja?”. No, no y no. Nunca. Jamás de los jamases. Lo que hemos visto es que siempre se nos han marcado y hemos marcado los límites antes de dar el salto a la cama y nunca nos hemos visto obligados a hacer nada que no quisiésemos con nuestros nuevos amigos.

¿El ambiente swinger es como ‘El Club de la Lucha’?

También es cierto que sí tuvimos una experiencia en la que no acabamos de encontrarnos cómodos y no supimos cómo actuar. Cuando lo hablamos con gente nos dicen que prácticamente todos pagamos la novatada y lo único que podemos sacar de ello es la lección que aprendimos: desde entonces, si algo no nos cuadra durante el sexo lo decimos y punto. ¿Molesta? Recogemos las cosas y nos vamos, ya que aquí lo único seguro es que tenemos que estar los cuatro bien o no hay nada que hacer. ¿Sois nuevos? Dejaos de tonterías y no permitáis pagar ninguna “novatada” como hicimos nosotros y tantos otros: si algo os incómoda en el antes o el durante decidlo. Siempre. Sin excepción. Nuestro mejor consejo hoy.

La edad en el ambiente swinger es una barrera

Otra idea boba que teníamos tenía que ver con la edad. Era un tema ridículo que nos obsesionaba: “Fulanito y Fulanita son guapos y se ven simpáticos, pero según su perfil nos sacan 12 y 16 años”. ¿Qué sucedió? Que nos acabamos encontrando a Fulanito y Fulanito en un club de Zaragoza, nos tomamos dos copas y nos pegaron un meneo como nadie nos había pegado en la vida. ¿Moraleja? La edad es una cifra: hay cosas mucho más importantes. Perder la oportunidad de pasar una noche increíble por un número es ridículo.

La edad en el ambiente swinger
¿Es importante la edad en el ambiente swinger?

Lo que hemos aprendido, definitivamente, es que la veteranía es un grado en el ambiente, y que dar con maduritos top es una bendición. No os estamos diciendo que todo vale, naturalmente, pero lo que sí os decimos es que si os atrae alguien no baséis vuestro contacto en la edad. Hemos disfrutado con todo tipo de parejas más jóvenes y más mayores que nosotros. Jubilar, nunca mejor dicho, semejante y boba idea nos ha valido para conocer gente alucinante. No seáis tan cortos de miras que los únicos que saldréis perdiendo sois vosotros. Nuestro segundo mejor consejo del día.

Los clubes swinger son prostíbulos encubiertos

¿Habrá prostitutas en el Club Swinger? ¿Nos encontraremos lo típico que se ve en un bar de carretera? ¿Lucecitas, olor a whisky barato y cubatas de Larios con cigarros largos? Mal rollo, ¿no? Pues no, resulta que en las experiencias que hemos tenido en Zaragoza, nada más lejos de la realidad: en los clubes puedes esperar un ambiente limpio, moderno y lo suficientemente apetecible como para ayudaros a dar el paso a la siguiente base con vuestros nuevos amigos. ¿Cuál es la otra cara de la moneda? Que sabemos que hay prácticas un poco raras en algunos clubes.

¿Iríais a un local que ofrezca servicios de pago?

En el caso de Zaragoza, entrando por Vía Hispanidad, sabemos que hay un club en el que el dueño “rellena” la noche con una prostituta de su confianza. Ni sabemos cómo funciona, ni sabemos qué pide o qué trato tiene con el local, pero también os podemos garantizar que nosotros no hemos vuelto a tener interés alguno por regresar a dicho local tras la última y pésima experiencia que tuvimos allí. En Twitter (¡seguidnos en @sospechositosSW!) nos han compartido hojas con precios de algunos locales lejos de Zaragoza que ofrecen “servicios extra”. ¿Nuestra opinión? No creo que lleguemos a ir a ningún club con esos “servicios”, la verdad.

Configuración