Saltar al contenido
Blog de una Pareja Liberal

Enemas o Lavativas para Sexo Anal

Para hacerte una ducha anal antes de practicar sexo, tienes varias opciones muy baratas con las que podrás hacerlo súper rápido y de la forma más sencilla posible. Tienes 3 tipos, pero sólo son interesantes 2:

Peras para Limpieza Anal

Sistema de lavado anal en la ducha

Tienes más colores de las peritas y más modelos de varitas de ducha haciendo clic en este botón:

¿Cómo hacer correctamente una lavativa?

Es prácticamente igual utilicemos cualquiera de los 3 tipos: perita, punta de ducha o jeringa. Sólo cambia el primer paso:

  1. Primero, es importante tener bien limpio lo que vayamos a utilizar. Si lo vamos a estrenar lo lavamos bien con agua y jabón.
  2. En el caso de la pera, llenamos el lavabo de agua tibia (lo más templada posible, recuerda que te la vas a meter en el culo) poniendo el tapón para que no se escape. Quitamos la boquilla y sumergimos la perilla para que se llene. Si usamos jeringa es prácticamente igual, aunque no las tenemos en nuestra tienda porque son más caras y no tienen sentido.

    En el caso del sistema de ducha, sólo tenemos que quitar la alcachofa y poner la boquilla. Luego es importante tener controlada la temperatura de agua. Lo más templadita posible, que suele ser más fría de lo que acostumbramos para ducharnos.
  3. Introducirnos la punta muy poquito, como unos 2-3-4cm, no es necesario más, y llenarte de agua por dentro, con cuidado, poner muy poquita agua en el chorro de la ducha. Con la perita no es un problema.
  4. Esperar un poquito (unos segundos), y expulsarla. Repetir el proceso hasta que salga totalmente limpia.

Diferencias entre la pera anal y la boquilla de la ducha

De precio son muy similares, tienen 2 diferencias importantes que son las que te harán decidir entre una y otra.

  • Durabilidad: los sistemas de ducha, salvo contadas excepciones, son de metal, por lo que te durarán muchísimos años, mientras que las peras con el uso pueden llegar a rajarse y tener que comprar otra.
  • Comodidad y utilidad: En este sentido ganan las peritas, porque puedes controlar muchísimo mejor la cantidad que agua que te insertas en el ano, y sólo tienes que que preocuparte de llenarla, sin cambiar la temperatura del agua de la ducha (tampoco necesitas estar duchándote en ese momento, aunque sí es aconsejable).

En función de estas ventajas e inconvenientes, espero haberte ayudado a decidir qué te conviene.

¿Es malo hacerse lavativas?

Depende, pero principalmente no, no tiene porqué. Te explico.

Todo es la frecuencia con que te las hagas. Si es todos los días de forma descontrolada, sí, es malo. Te cargas la mucosa del recto, y eso podría degenerar en heridas internas. Hacérsela de vez en cuando, incluso varias veces por semana, no es ningún problema.

Es recomendable que, después de hacer una, esperes un par de horas a que se rehaga la mucosa rectal antes de la penetración anal, para que no haya posibilidad de heriditas internas.

Si te interesan los enemas, te interesarán también:

Configuración